lunes, 16 de julio de 2018

El hastío del estío


El triunfo de la moción de censura ha configurado un nuevo escenario en el panorama político. Las consecuencias que acarreará la nueva situación están por ver, pero lo que podemos ir constatando es la encarnizada lucha desatada por hacerse con la herencia del “indolente” que habitaba la Moncloa.
Mariano ha dejado la actividad política tal y como llegó: por imposición de agentes ajenos a su voluntad y siendo sobrevalorado en sus capacidades.
La tónica habitual de su comportamiento fue la holganza disimulada bajo un mantra de reflexiva prudencia. Así sobrevivió a memorables meteduras de pata, a ataques justificados por sus torpezas, e incluso a descalabros electorales de proporciones insólitas.
Nada de eso logró hacer mella en su acomodado espíritu de niño-bien destinado a vivir entre las élites sociales.
La sorpresa que le produjo tener que dejar la Presidencia le llevó a  esconderse durante la sesión vespertina que acabaría con su Gobierno, en el transcurso de los debates fue sustituido por un bolso.
Rajoy tenía que haber realizado dos postreras misiones una vez consumada su destitución como Presidente: la primera era suturar las heridas provocadas por la pérdida del poder.
La segunda consistía en organizar al Partido Popular con el propósito de  evitar una cruenta lucha interna que despellejara a los populares.
La batalla que finalmente se ha producido solo beneficiará a Ciudadanos que a la sazón es la opción ultra liberal auspiciada por las estirpes de rancio abolengo con José María Aznar a la cabeza.
Tanto Aznar como Rajoy nos han mostrado con diáfana exactitud la complejidad de sus personalidades: uno, José María, sufrió un arrebato de celos cuando se dio cuenta de que el pelele que había designado como sucesor se convirtió en un ser independiente de su dedo señalador.
El otro, Mariano, escaló al nivel máximo de ineptitud después de haber demostrado con creces haber alcanzado las más altas cotas de incompetencia.
Su desfilar por múltiples cargos y ministerios avala la teoría del empujón hacia arriba; la fórmula mágica utilizada por las administraciones para librarse del pontevedrés cuando era impuesto por alguno de sus múltiples mecenas.
El primer Presidente del Ejecutivo desalojado de la Moncloa mediante una moción de censura no dejó nombrado sucesor.
Se intenta vender como un merito democrático de Mariano Rajoy. Cuántas dudas nos asaltan al respecto, más bien parece que no tenía ninguna intención de dejar la poltrona a pesar de tener bastante agotado el discurso. “Me veo con fuerzas” decía el ex presidente desalojado.
Esa intención de aguantar fue la que le equivocó y le dejó sin hacer testamento político. En la personalidad política de un ser tan simple como Rajoy no tiene cabida la improvisación ni la realización de un proceso con resultados imprevisibles.
Finalmente eso es lo que está resultando ser la convocatoria de primarias para elegir a la nueva cúpula del Partido Popular: una pugna de personalidades y enfrentamientos fraternales entre entrañables enemigos irreconciliables dispuestos a morir matando.
La opción Pablo Casado ha venido a mostrar las miserias de un partido corrompido por la ausencia de democracia interna desde sus orígenes como Alianza Popular, su refundación en el Partido Popular, su regeneración pos Aznar y sus sucesivos pasos por el taller para arreglillos de chapa oxidada por los mangoneos y pintura podrida por la corrupción.
En el ADN del PP no figura el gen de la democracia al igual que está ausente en el espectro de la derecha política española.
 Es el precio que tienen que pagar por ser los herederos naturales de un genocida sin ser capaces de renunciar, denunciar y procesar al régimen del que emanaron.
La procedencia de su ideario les empuja a justificar la inacción para resarcir a las victimas aludiendo a la distancia temporal que nos separa del franquismo.
En un Estado que no fuera de broma - como lo es el que nos ampara - y que fuera democrático de verdad las familias de los represaliados ya tendrían a sus familiares con ellos para darles digna sepultura lejos de su torturador.
La perversa ignorancia de un personaje como Pablo Casado  ha empezado a quedar  de manifiesto cuando las hordas franquistas encabezadas por Luis Alfonso de Borbón - envueltas en banderas pre constitucionales - acuden al Valle de los Caídos a lanzar loas a un asesino reclamando la corona de España para el bisnieto de un genocida.
La “modélica” Transición nació tarada con un tremendo defecto: El manto de impunidad con el que se cubrió los crímenes del franquismo para proteger los privilegios y canonjías de sus herederos.
Es completamente imposible que los descendientes del partido de los “7 Magníficos” - con Manuel Fraga de faro y  guía - tengan un gesto de honradez apoyando la  restitución de los  daños ocasionados con el levantamiento armado y la represión posterior.
Si algún día se aplicara la justicia en este país, los grandes y pequeños caciques verían desmoronarse sus infamantes imperios surgidos de la sangre, del dolor y del expolio de las víctimas.

sábado, 23 de junio de 2018

Las crucecitas


Todos los años recibimos el mismo mensaje durante estas fechas. Estamos inmersos en la campaña de renta. Desde el Gobierno nos recuerdan  que Hacienda somos todos, aunque una abogada del Estado haya dicho que la frase no es nada más que un slogan al que no hay que darle mayor importancia.  
Nos gustaría creer que fue una estrategia procesal que no encerraba mensaje alguno. Con gran pesar tenemos que reconocer que la letrada tenía razón.
En primer lugar encontramos a fundaciones variopintas que sirven para eludir obligaciones fiscales a adineradas familias escondidas tras una fórmula  legal que hace opaca su tributación, eximiendo de carga impositiva a prácticamente la totalidad de los beneficios de las fundaciones.
A continuación podemos enumerar a sociedades que gozan de una especie de limbo fiscal y quedan enmarcadas en la categoría de “Paraíso de las Finanzas”, son las llamadas SICAV. Su aportación a las arcas del Estado es en un porcentaje tan exiguo que sonroja pensar en España como país que aboga por tener un sistema de redistribución de la riqueza.
 El escalón más descarado de desfachatez lo encontramos en una sociedad exenta de cualquier tipo de gravamen y obligación impositiva. Ni sus actividades, ni sus bienes muebles e inmuebles están sujetos a control contributivo. Merced a unos Acuerdos con la Santa Sede firmados a la sombra de los Concordatos emanados del rancio franquismo, nos topamos con la sangrante realidad: La Iglesia Católica Española tan solo rinde cuentas ante la Hacienda Celestial. “Hacienda somos todos” es un chiste para la Conferencia Episcopal Española. Rouco lleva años partiéndose de risa.
No obstante los obispos se afanan en convencernos para que marquemos todas las casillas posibles en la declaración de renta. Nos bombardean con publicidad en la que utilizan profusamente las recurrentes imágenes de siempre:
Los viejitos desvalidos ayudados por las caritativas monjitas, niños desnutridos auxiliados por amables voluntarios, indígenas expoliados, etnias y razas masacrados atendidos por menesterosos misioneros, enfermos y discapacitados que reciben atención, amor y comprensión a través de médicos, enfermeras y religiosos de Organizaciones profusamente alabadas por su labor asistencial.
En resumen: caridad de la Iglesia Católica en pro de los desfavorecidos ofertada a través de sus oficinas asistenciales.
Se esmera la curia en esconder la equidad porque la victoria de la justicia representaría la desaparición de su razón de ser.
Sin desfavorecidos, perseguidos, masacrados y atormentados a la Iglesia solo le quedarían los dogmas religiosos. Eso cada día da menos poder.
Los dioses pierden adeptos a la misma velocidad que los humanos descubren las insensatas perversiones de los clérigos.  En cambio… ¡Qué bien vende la labor social!
El resultado de marcar las casillas es que quitan de otros menesteres sociales las cantidades que son destinadas a la Iglesia. Se deja de invertir en escuelas y hospitales para hacerlo en sotanas y confesionarios. La realidad es que entre todos financiamos el capricho místico de los integristas religiosos.  La situación no deja de resultar intolerable. 
Más aún cuando conocemos que la Conferencia Episcopal Española dedica al mantenimiento  de la cadena televisiva 13TV un 33% más que lo que aporta a Cáritas, en ese momento  el asunto exhala un hedor insoportable.
Para los Rouco, Cañizares, Blázquez, Camino y otros compañeros de credo tiene escaso valor la obra social de la que tanto alardean  a la hora de pedir subvenciones si se  compara con el trato de privilegio que le otorgan al juguete televisivo con el que publicitan su sociedad.
En un  Estado neutral en materia religiosa es necesario erradicar este tipo de privilegios medievales. Seguir contribuyendo vía Presupuestos Generales del Estado y usando los fondos públicos para complacer unas determinadas creencias, además de injusto es anacrónico en un Estado aconfesional. 
Desde el poder político tendrían que comenzar a colocar a este país en la órbita del siglo XXI en lugar de mantenerlo a los pies de las cruces que tan insistentemente nos piden que marquemos en ambas casillas. Con una damos dinero a la Iglesia y con la otra también.

miércoles, 13 de junio de 2018

Las Furias


Cuando aún está caliente la tinta de las rotativas y sin apagarse los ecos de la sorpresa del desalojo del último Gobierno de Rajoy, las hordas mediáticas comandadas por “el general  Federico” han empezado a salir de la caverna para lanzarse a la yugular de las ministras con el ánimo inflamado por el “furibundismo” patriótico.  
Ni siquiera necesitan que se haya tomado una sola medida de gobierno.
Con estar en el ejecutivo de Sánchez ya son culpables de cumplir un Articulo de la Constitución. Para estas lumbreras de la información el cambio de Presidente mediante la moción de censura debe de ser un adorno para la galería.
Así, insignes populares - como Celia Villalobos - consideran que la función del articulado constitucional regulador de la moción de censura está en la Carta Magna únicamente de relleno. Nunca para ser utilizado con resultado positivo.
Puede censurarse al Presidente del ejecutivo  a cambio de perder la votación ¿Qué es eso de acceder al Gobierno a través de la ley? ¡Hasta dónde van a llegar estos rojos!
Como  carnaza los batallones de la derecha incorrupta otra vez han encontrado en Cataluña la excusa perfecta para azuzar sus complejos contra todo lo que se mueve a la izquierda del ideario de la añorada Falange Española y de la JONS.
En ese vergel las cuentas corrientes de los mangantes de la opinión florecen esplendorosas al abrigo de los magnates de la comunicación.
La sociedad española ha tenido varias veces la posibilidad de librarse de los comentarios de individuos de esa calaña.
En ocasiones las emisoras se cansan de ser “responsables civiles subsidiarios a titulo lucrativo” y les quita el micrófono.
Por desgracia la lucha por las audiencias hace que  la cordura dure poco tiempo. Rápidamente vuelven a reclutarlos para  lanzar sus beligerantes andanadas panfletarias contra todas las posturas alejadas de sus intereses empresariales.
Sin embargo los adalides del liberalismo a ultranza frecuentemente necesitan ser salvados mediante  ayudas financieras recibidas desde las Administraciones Públicas. En boca de Cospedal serían “rescates diferidos en forma de simulación”
La fórmula utilizada es la concesión de publicidad institucional.  Repartida aleatoriamente entre sus aliados les  permite mantenerse en primera línea de fuego.
Un fuego que nutren con artículos incendiarios o diatribas apocalípticas.
La muestra más significativa la tenemos cuando “El bufón turolense” desbarra con la posibilidad de que le peguen un tiro a Pablo Iglesias o apoya la utilización del ejército para enseñar modales a los rojos y a los separatistas bombardeando Barcelona.
Esas son los tipos de consignas que emanan de los medios de comunicación que pacen en los pesebres de la flor y nata del neoliberalismo económico que sustenta Ciudadanos.
Albert Rivera ha sido nombrado tonto útil para hacer el caldo gordo a las élites económicas. Él está esperando que las migajas del banquete lleven pegadas algo de chicha de poder ¡Ingenuo!
Cuando deje de ser útil - igual que sucedió con Rajoy  -  le tiraran al estercolero de los inservibles para regocijo de sus rivales y descanso de los rapsodas que hoy se ven obligados a cantar las exiguas gestas del muchacho.
La misión de los juglares es agrandar los  logros que va a alcanzar el elegido para cumplir los augurios que profetizan  las encuestas.
Muchos son los aduladores entre los que vuelve a destacar un tal Federico.
”El azote de la izquierda”  tañe su lira recitando las epopeyas que nos esperan cuando lidere España la gallarda figura del Ciudadano Rivera.  
En su lucha contra la peligrosa izquierda separatista y “filoetarra”, el turolense quiere explotar otro filón de la inmundicia informativa a coro con los colegas de toda la vida, Inda, Marhuenda y Pedro Jota entre los más significativos. Su objetivo es encaminar a la sociedad hacia una etapa política carente de ideología.
Solamente la “meritocracia” servirá para evaluar los merecimientos ¡Cómo si a los farfullantes radiofónicos y al esbelto neoliberal elegido les adornara merito alguno!
Esos especímenes son los compañeros de viaje de los tipejos que emponzoñan la vida política. Así lo hicieron el 11M al perder una victoria  electoral que ya habían celebrado. Hoy repiten con saña.
En esa ocasión arguyeron la falsaria teoría de la conspiración, ahora esgrimen falta de legitimidad a un parlamento surgido de las urnas.
Los urdidores como Federico o camaradas de centuria de Rafael Hernando alimentan al monstruo de la intransigencia para recuperar como sea lo que creen que les pertenece por clase y alcurnia. Para recuperar el sillón arrebatado les importa un higo pisotear la democracia y machacar la convivencia.
 El afán de agradar a sus amos les obliga a adoptar insanas posturas en las que resulta difícil  conservar intacta la dignidad.

martes, 5 de junio de 2018

El relevo


Tengo que reconocer que me ha hecho gracia ver en tv unos cortes de actuaciones del ex-presidente M.(Punto) Rajoy relacionados con sus ocurrencias y chascarrillos.
Uno de ellos tuvo lugar después de una intervención de Pedro Sánchez en su primera época, o sea cuando era diputado y antes de ser vapuleado, vilipendiado y zarandeado por los miembros ilustres de su propio partido con Susana Díaz a la cabeza.
En la susodicha intervención Pedro arrojaba a la cara de Rajoy uno de los múltiples escándalos de corrupción que tienen al Partido Popular en el punto de mira judicial.
Al  hábil orador Rajoy se le ocurrió contestar  a Pedro con un consejo que  encerraba un sutil desafío: Si yo fuera usted tendría valor y presentaría una moción de censura. Usted no lo hará, pero eso es lo que tiene que hacer, presentar una moción de censura.
Aproximadamente esas fueron las palabras del por aquel entonces presidente del gobierno ¡Quién iba a decir que, con el paso del tiempo, Sánchez le haría caso y aceptaría el envite!
Aunque vistos los resultados es probable que  ahora Rajoy esté lamentando semejante sugerencia.
La moción provocadora de la hecatombe del PP, el escozor de Ciudadanos y varios centenares de úlceras ha sido abundantemente analizada y seguro que seguiremos recibiendo opiniones de lo más variopintas. Aquí vamos a pararnos en algunas reacciones y consecuencias del resultado.
En primer lugar el desenlace final era ampliamente predecible a poco que los analistas se hubieran tomado la molestia de escuchar las demandas sociales.
Las exigencias de regeneración política están surgiendo un día sí y otro también desde ámbitos y colectivos bien diferenciados: mujeres, pensionistas, trabajadores públicos, miembros de las fuerzas de Orden, la judicatura… Demasiados frentes abiertos para un Gobierno acosado por la corrupción.
Sin embargo debemos señalar que - tras el resultado positivo para Pedro Sánchez - la moción  ha abierto la caja de los truenos. Vuelven a salir de su cueva aquellos personajes que difícilmente entienden la democracia como un ejercicio de respeto a la discrepancia y a las normas básicas de convivencia.  Pero sobre todo menosprecian a su adorada Constitución y a las leyes que con tanto fervor defienden cuando están en el Gobierno.
El resultado de la censura ha sido que 180 diputados han decidido - con absoluta legitimidad y dentro del ejercicio de sus atribuciones parlamentarias - unir sus fuerzas para cesar a Rajoy y conformar otro Gobierno.
Tan legítimos son los votos de Albert Rivera a favor del nombramiento de Rajoy como los del diputado Tardá a favor de desalojar al presidente del PP de la jefatura del Gobierno.
Igual de constitucionalmente  legal y democrático es utilizar el Articulo 113 de la Constitución para  alcanzar la Presidencia del Gobierno a través de una moción de censura que ser investido en sesión parlamentaria tras unas elecciones generales.
Para entenderlo solo se requiere una dosis sencilla de vocación democrática.  Somos conscientes que eso es mucho pedir para un individuo como Rafael Hernando, incapaz de sentir respeto por el sufrimiento de las familias de los asesinados por el franquismo ¿Cómo va a admitir que su organización para delinquir abandone la bancada azul? El esfuerzo de comprensión que tiene que hacer le deja exhausto.
Tampoco hay que perder de vista los deseos de elecciones que manifiestan algunos políticos tan variopintos como Abascal (presidente de VOX) o Andrea Levy pasando por Arrimadas y compañeros de C,s.  A esta corriente se apuntan algunas destacadas  estrellas de otras disciplinas que no han podido resistirse a la tentación de mostrar sus preferencias. Curiosamente  hasta hace dos días eran menos locuaces ante la ignominia de cientos de sucesos de corrupción.
La falta de prudencia es lamentable cuando siempre debería ser una de las virtudes de las personalidades relevantes en la esfera deportiva. Quizás el error pueda ser achacable a la ausencia protectora de un ecuánime tío que ejercía de mentor.
¿Qué impulsa a esta gente a otorgar más valor al resultado de una cita con las urnas que al parlamento existente en la actualidad? ¿Por qué suponen que el resultado será diferente y complaciente con sus deseos?
Nos invade una profunda desazón al pensar que pueda ser su predisposición a no aceptar la pérdida del poder.
Además en esta ocasión el desalojo les ha pillado desprevenidos. Presionaron para que todo se dilucidara rápidamente con el objetivo de dificultar acuerdos y consensos. Tanto corrieron y tanto se equivocaron que Pedro Sánchez ya ha prometido el cargo y está formando Gobierno.
El nuevo Presidente del Gobierno prometió sin la presencia de crucifijos y Biblias. Únicamente ante la Constitución que define a España como un Estado aconfesional.  
No estaría de más revisar la formula que contempla la fidelidad al rey: “Prometo por mi conciencia y honor fidelidad al rey…”.
Ello imposibilita al Presidente de Gobierno - elegido por la voluntad de los españoles -  cuestionar la permanencia en la Jefatura del Estado a un señor heredero de otro señor  impuesto por el capricho de un dictador.
Algunos de los que claman por votar, ahí tienen un buen motivo para poner urnas; que se decida entre  deshacer la decisión de un homicida rebelde y retornar a la legalidad republicana o  continuar con un Estado monárquico por voluntad de sus habitantes. Democracia en estado puro.

miércoles, 23 de mayo de 2018

La polémica


Tal y como se viven los acontecimientos políticos era impensable creer que la caída en desgracia de Cristina Cifuentes no iba a tener consecuencias.
La ex - presidenta de Madrid apostó por la recompensa que recibe mediocridad siempre y cuando se tenga absoluta predisposición al envilecimiento. Una vez que Cifuentes fue nombrada Delegada del gobierno en Madrid  se apresuró a mostrarse sumisamente complaciente.
Cifuentes encontró en la abdicación del Emérito y la coronación del “Preparao” el teatrillo adecuado para poner en primer plano sus habilidades.
Más tarde la Delegada se arrepintió de la brutalidad del dispositivo policial. El despliegue protector con el que blindó al muchacho Borbón y a la locutora televisiva  alcanzó tintes de epopeya: NI una tricolor en el recorrido de la comitiva aunque fueran en forma de pegatina, bufanda o insignia en la solapa.
El evento terminó convirtiéndose en una glorificación popular sazonada con una represión real. Se cumplió escrupulosamente la máxima de “rey aclamado por pueblo reprimido”.
A partir de ahí la ascensión a los cielos “PPmarianos” de Cristina coincidió con la caída a los infiernos “PPaguirrerianos”. Mariano sube, Aguirre cae, Cifuentes fluye… “Be water my friend”
Todo iba bien hasta que un hedor de máster-trucho y el  incidente de las cremas de Eroski aceleraron el descarrilamiento de la brillante carrera política de uno de los iconos de la altiva “meritocracia” neo-liberal.
Después del “No me voy, me quedo, me voy a quedar…” llegó la realidad: la Presidenta del PP de Madrid sufrió la desconexión de los afines. Hoy Cifuentes es historia.
La pujanza juvenil de  Pablo Casado también se ha visto enturbiada por un quítame allá esas pajas.
El ex - Presidente Nacional de Nuevas Generaciones - aupado a Vicesecretario de Comunicación del PP - no parece ser una persona tan brillante como proclamaba. Sus méritos y  formación académica plantean muchas incertidumbres.
Ahora conocemos que la carrera de derecho la cursó en largos y cómodos plazos repartidos entre  “El Instituto  Cisneros”  y otra institución de pago llamada  ICADE.
Por lo que sabemos ICADE y el Instituto Cisneros son entidades de enseñanza para quien pueda permitírselas. Esto representa un ejemplo del avance para desmontar la enseñanza pública. La formación para quien la paga es el nuevo grito de los cachorros del PP.
Los amos del cortijo debieron de pensar que dos fiascos en las portadas informativas eran más que suficientes. Tenían que buscar la manera de contrarrestar tanta negatividad.
Por allí paseaba una pareja de peligrosos bolivarianos: una brillante y joven psicóloga acompañada de un profesor universitario. Casualmente eran la Portavoz y el Secretario General  de la emergente tercera fuerza política del Congreso de Diputados. Una formación nacida del descontento y la indignación.
¡Qué fantástica oportunidad para desviar la atención! ¡La Caja de ahorros de Ingenieros les había concedido un crédito hipotecario!
¡Una pareja de jóvenes hipotecados de por vida! Qué raro. Ya no se daban Hipotecas basura.
La mezcla de babosos fluidos emanados por las fauces de Rafa Hernando, Eduardo Inda, Paco Marhuenda y otros  “lumbreras” convirtieron el pavimento en un encharcado campo de patinaje.
Irene y Pablo quisieron librarse de las críticas. Para ello se esforzaron en dar una explicación política a un caso merecedor del más absoluto desprecio.
Fue un tremendo error. No se debe  intentar dignificar a un  pueblo acostumbrado a ser sodomizado por los poderosos. Que un igual destaque resulta insoportable para los nacional-católicos de pandereta.
Por lo que conocemos  hay varias maneras de alcanzar una vivienda en propiedad o alquiler.
La más común debería ser trabajando y teniendo un sueldo digno. Posibilidad rara hoy en día y solo al alcance de algunos jóvenes afortunados entre los que podemos encuadrar a Irene y Pablo.
Otra manera es buscando en los bajos fondos de la sociedad y lograr un mecenazgo potente. Tipo Albert Rivera y su vivienda de más de un MILLON de euros o alcanzar suficiente cualificación  trucha como Cifuentes y Casado.
La probabilidad de tener una madre alcaldesa de Madrid que regale viviendas sociales a fondos buitre para que especulen con ellas únicamente está al alcance de los hijos del  ideólogo de FAES.
La última posibilidad aunque la más efectiva es la de Felipe UVE PALITO.
El Preparado quiere un palacio-casa y el resto de memos patrióticos se la pagamos. La periodista viene de regalo en la promoción.

domingo, 13 de mayo de 2018

Una indecencia histórica


Después de arduos debates el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero consiguió la aprobación parlamentaria de la denominada Ley de la Memoria Histórica.
También podía haber bailado una polka y el resultado legislativo hubiera sido exactamente el mismo: cero patatero.
Acosado  por la derecha más rancia (los poderes fácticos) nunca encontró entre los compañeros  de su partido el calor y el amparo necesario.
Sus carencias en el ámbito económico le invitaron a dejar las cuestiones importantes en manos de un neoliberal como Pedro Solbes. Las intervenciones del Presidente estuvieron marcadas por sus ansias de agradar y propició  una bajada de impuestos durante la gestación de la crisis. Más adelante puso la guinda con el cheque bebé.
Esta medida  le hizo gracia a la revista satírica El Jueves que le dedicó una portada. Un magistrado ultra defensor de la esencia monárquica no la entendió bien  y secuestró la publicación por considerar que ridiculizaba el arduo trabajo de ser aspirante a rey.
Alguien debería haber explicado al Juez secuestrador la necesidad que tienen los monarcas de copular hasta engendrar, pues una vez asegurada la descendencia la monarquía reafirma su permanencia en el momio. Siempre y cuando el hastío de la población no promueva que sean expulsados de sus predios.
En España echamos a Alfonso XIII pero los Borbones buscaron una solución y  encontraron a un general sin escrúpulos que ejerció de verdugo.  Tras limpiar el panorama de disidentes - sin que importaran mucho las víctimas - el militar restituyó en la Jefatura del Estado al elegido de la dinastía.
Antes nos obsequió con cuarenta años de salvaje represión y como colofón regaló el trono al nieto del monarca expulsado. Así de fácil se cierra el círculo de la simbiosis que existe entre la monarquía española y las dictaduras criminales.
Deshacer injusticias sociales era una de las aspiraciones legislativas de Zapatero. Con esa finalidad impulsó la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo y la conocida como Ley de la memoria histórica. Fueron ambiciosos proyectos llevados a cabo con distintos resultados.
La Ley de matrimonio hizo estallar las calles bajo la consigna defensora de la familia tradicional. Las organizaciones ultra católicas movilizaron a sus seguidores usando la amenaza del diablo socialista y desde los pulpitos la Conferencia Episcopal  inflamó los ánimos. Naturalmente el PP se apuntó a la fiesta para conseguir un puñado de votos entre los beatos.
Para entendernos, unos integristas religiosos no admitían que las personas pudieran organizar su vida en torno a sus derechos civiles.
Otros tipos atrapados en sus sotanas y sin nada de responsabilidad ni experiencia familiar argumentaban en contra de las familias nacidas del amor entre las personas.
Eso lo hacian después de proteger y ayudar a los miles de pederastas que merodeaban y todavía pululan por sus parroquias, diócesis, arzobispados y cabildos.
Invitados a la verbena los políticos del PP  recurrieron y lucharon contra la disposición legislativa hasta que se dieron cuenta del avance que representaba. A partir de entonces la utilizan y se casan.
En cuanto a la Ley de la Memoria Histórica sus consecuencias quedaron muy lejos de  sus pretensiones  y aún más alejadas de los deseos de llevar a cabo un desagravio digno de las víctimas del franquismo.
La envidiada sociedad alemana nos ha obsequiado con una ilustrativa muestra al juzgar y condenar a la señora Ursula Haverbeck. Ya ha ingresado en prisión para cumplir 2 años de condena por el delito de negación del Holocausto.
Sin embargo en la patriótica España la apología de los crímenes franquistas sigue siendo premiada en forma de subvenciones a la infame fundación Francisco Franco. Mientras continúan manteniéndose los títulos de nobleza con Grandeza de España para los herederos del dictador. Los títulos nobiliarios los otorga y retira el monarca. En 1975 Juan Carlos I se lo concedió a Carmen Franco y en 2018 Felipe VI lo mantiene para sus herederos.
Encontramos muchos ejemplos significativos de la anacrónica situación en España. El policía acusado de torturas González Pacheco (Billy el niño) percibe un añadido del 15% de su pensión por tener una condecoración gratificada. La distinción le fue concedida en plena catarsis hacia la democracia por el entonces Ministro de Gobernación Rodolfo Martín Villa. Hoy en lugar de reprobación le mantenemos el premio concedido por su salvajismo.
Desde Argentina la jueza María Servini nos regala una lección de decencia jurídica imputando al ex ministro afín al “Glorioso Movimiento Nacional” por crímenes de lesa humanidad. En España Rodolfo es agasajado como un padre de la Patria.
La Ley de la Memoria Histórica necesita ajustar algunos parámetros para ser de verdad una ley:
En primer lugar derogar las leyes que se oponen a ella. Entre otras la chapucera Ley  de amnistía política o “Ley de punto final” diseñada para absolver los crímenes del régimen del 36. Con esta medida se hubieran podido juzgar los delitos perpetrados durante la dictadura y a los criminales que los cometieron. Tal como se hizo en Alemania, Italia, Bulgaria, Japón y más recientemente en Argentina y Chile.
Modificar el código Penal para incluir los delitos de exaltación de golpistas y sus apologías. Equiparar las penas  que se imponen en Alemania por el menosprecio del Holocausto nazi y las que corresponderían por la negación de los horrores  cometidos durante el régimen de Franco.
Por último establecer los plazos para el cumplimiento inexcusable de la ley y las penas por sus infracciones.
Es inadmisible que en los ayuntamientos se debata como desobedecer la ley para mantener los honores a los asesinos.
Aunque aún son más intolerables los silencios de jueces y fiscales cuando la desobediencia se produce.

martes, 8 de mayo de 2018

El comunicado


Recordamos cuando era imprescindible que pidieran perdón a las víctimas y que mostraran arrepentimiento ¡Qué tiempos aquellos en los que lo importante eran los gestos y no los resultados! El 27 de Junio de 1960  ETA colocaba una bomba y fallecía abrasada la bebé de 22 meses Begoña Urroz Ibarrola.
En la actualidad se considera que esa fue la primera víctima mortal de la banda terrorista. Comenzaba un periodo sangriento en el cual el Estado de Derecho no siempre ha actuado respetando la legalidad, basta con recordar episodios tan vergonzosos como los protagonizados por los asesinos del Batallón Vasco Español o los GAL.
El ex – Secretario de Interior Rafael Vera, en su última entrevista concedida a una cadena de Tv, intentó presentarse como un hombre sobrepasado por las circunstancias ¿Qué circunstancias? Pues aquellas que – según él – le obligaron a convivir en el Ministerio del Interior con actuaciones al margen de la ley. Pretendió justificar las cloacas del Estado utilizando el argumento de la suciedad de otros Estados (Reino Unido, Alemania...) La justicia ya le ha juzgado y condenado. La historia no le va a absolver a pesar del indulto del Gobierno de Aznar y por mucha dosis de patrioterismo barato que intenten  inculcarnos.
Ha habido que recorrer un largo sendero jalonado de muertes y sufrimiento para llegar al final. Un final que el día 4 de mayo de 2018 interpretaba la banda terrorista en el  palacete de Villa Arnaga, localizado en   Cambó les Baines.
La escenificación estuvo acompañada de observadores internacionales y por los Partidos Vascos (PNV EH-Bildu y Podemos) que enviaron representación al evento.
Después del comunicado de disolución de la banda terrorista y la siguiente oficialización, las respuestas obtenidas por dejar de matar han sido más que tibias. En realidad las posturas ante la desarticulación han sido bastante frías y muy críticas por eso la pregunta: ¿No era eso lo que se quería?
Es cierto que el perdón solicitado ha distinguido entre diferentes categorías de víctimas, tampoco los arrepentimientos han parecido sinceros ni  inequívocos.
Con estas premisas, las declaraciones de destacados miembros del Gobierno no han ayudado gran cosa a apaciguar los ánimos ni a serenar los espíritus.
Las diferentes asociaciones de víctimas han mostrado su descontento  con el “casi perdón”  y con la dosis  homeopática de arrepentimiento.
Las razones de su insatisfacción serían muy discutibles, pero no se van a cuestionar salvo que se quiera correr el riesgo de caer en manos de algún fiscal con medio microgramo de cerebro y exceso de dosis de poder. Se le puede ocurrir presentar una imputación por  ofensa a las víctimas, así que para ahuyentar problemas con la ley mordaza ahí lo dejamos.
El presidente Rajoy no encuentra motivos de celebración al hecho de que desaparezca una banda de asesinos. En cambio ha dado un giro sustancial en cuanto a su opinión sobre los otrora malvados Rodríguez Zapatero y Pérez Rubalcaba.
Parece que ya no son rompe patrias, ni traidores al sufrimiento de las víctimas, ni falsos españoles que se venden al terrorismo.
Ahora son personas con un indiscutible valor por su participación gubernativa en la lucha contraterrorista. Uno como Presidente del Gobierno, el otro como Ministro del Interior. Ambos denostados en sede parlamentaria en una de las intervenciones  más soezmente perversa del Rajoy oposición utilizando  el terrorismo como ariete político.
Una de dos: o Rajoy era antes un inconsciente que utilizaba el sufrimiento como arma política o en la actualidad es un hipócrita. O ambas cosas y al mismo tiempo. Nada descartable esta última opción atendiendo a la personalidad del individuo.
El cese de la violencia es una buena noticia y el abandono de las armas una imperiosa necesidad que debe ser valorada en su justa medida. Sí era algo que se buscaba y deseaba ¿Por qué esa actitud de menosprecio actual?
Ni la falta de un arrepentimiento adecuado ni la ausencia de la petición de perdón son argumentos para menospreciar el cese de la actividad armada. Los arrepentimientos y los perdones mejor los dejamos para las confesiones de quienes utilicen ese servicio de los curas. En la vida social y jurídica lo adecuado es utilizar las sentencias, las leyes y los tribunales.
Las palabras no resultan del todo inocentes cuando quieren decir exactamente lo que se piensa. En ese contexto es complicado entender la falta de entusiasmo de personas concernidas en la lucha contra el terror y al mismo tiempo la ligereza  de algunos fiscales al calificar como delitos de terrorismo peleas de bar. Estos comportamientos como mucho tendrían la calificación de delitos de agresión, aunque en condiciones normales ni siquiera pasarían de meras faltas de lesiones.
Para conseguir sus propósitos retuercen la ley.
Lo hacen de forma tan sectaria que el uso institucional de recursos para mantener viva la llama del terror a cualquier precio provoca nauseas.



viernes, 27 de abril de 2018

La sentencia


Hace tiempo que aguantamos estoicamente las sucesivas barbaridades judiciales bajo la manida coletilla de respetar las sentencias. Se ha venido ocultando la obscena incompetencia judicial española con la siguiente frase: “Respetamos la sentencia aunque no la compartimos.”
¡Pues no, ni acatamos, ni respetamos, ni cumplimos!
¡Exigimos¡ Si, exigimos. Y lo hacemos de una manera contundente, fulminante, enérgica. La situación es insostenible, España no se arregla con un cambio. Es necesaria una catarsis nacional que nos agite con fuerza para sacarnos del estado de somnolencia en el que llevamos sumergidos más tiempo del aconsejable.
Las sociedades adormecidas acaban siendo devoradas por aquellos personajes sin escrúpulos que pretenden apropiarse de ellas.
En España nunca ha habido una verdadera conciencia colectiva de lucha por los derechos, la sumisión a los perversos poderes eclesiásticos han sometido las voluntades que en otras partes del planeta lucharon por liberarse. Aquí no, aquí la palabra del cura era el freno que necesitaban los poderosos, los caciques conseguían mantener sus privilegios a través de los párrocos. El temor al castigo divino mantenía a este inculto y atrasado país totalmente arrodillado ante sus amos.
Un día de abril, el 14 para ser más concretos, salió un radiante sol iluminador que inundó de luz a una sociedad hasta entonces sumergida en las tinieblas.
El periodo fue tan corto y la represión tan dura que se ha acabado hablando de peligrosos revolucionarios y de salvadores de la patria. Los peligrosos eran los que mostraban fidelidad a la legalidad democrática; los segundos terminaron siendo los héroes laureados, los que tenían calles y homenajes, los que disfrutaron de estancos y loterías.
El 27 de abril de 2018 ha venido a decirnos lo poco que han cambiado las cosas.
La justicia hispánica ha tenido rectificaciones dolorosas procedentes de los Tribunales Europeos de Derechos Humanos. Tanto el tribunal Supremo como el Constitucional han sido pluralmente rectificados en sus sentencias. El Alto  Tribunal Europeo las ha considerado una burla a los principios elementales del derecho, y como consecuencia el pírrico Estado Español ha sido condenado a indemnizaciones y multas. Aquí tengo que hacer un alto: el Estado somos todos, las multas las pagamos a escote.
Pues bien, una nueva actuación en clave jurídica vuelve  a constatar que en la Federación Ibérica estamos muy lejos de alcanzar un mínimo grado de cordura judicial.
La sentencia fallada en el caso de “La Manada” viene a abrir heridas mal cerradas en una estructura social machista, misógina, retrograda, patriarcal, enferma y sobre todo religiosamente manipulada.
Los comportamientos de los magistrados no se producen al azar. La judicatura y los tribunales están compuestos por una grandísima dosis de adeptos, inscritos, afines o lameculos de la curia eclesiástica y sus órdenes socio-religiosas. La Conferencia Episcopal dirige leyes de educación, pelea legislaciones sobre investigación científica (Células madre), atropella derechos humanos (colectivo LGTB) y culpabiliza a través de sus fuerzas de choque (abogados cristianos, hazte oír, OPUS Dei, Legionarios de Cristo, cristianos de base…) a cualquier  persona que se separe de lo que sus mentecatas cabezas consideran la norma.  
La nefasta sentencia no abre un debate, lo cierra.
Es imprescindible, urgente y absolutamente necesario desmontar el entramado judicial y desde las cenizas rehacer un sistema que nazca limpio.
No es necesario demostrar la prevaricación para  condenar a un juez o a un tribunal en un Estado Democrático, debería de bastar con la constatación de incompetencia manifiesta para el desempeño de sus funciones. La Sala de la Audiencia Provincial de Pamplona ha dado sobradas muestras de ello.  Al juez emisor del voto particular se le  tendría que ayudar a salir de la carrera judicial y de su psicopatía.

miércoles, 18 de abril de 2018

Los abriles


Para los habitantes de la península ibérica el mes de abril debe de tener algo especial.
Un 14 de Abril de 1931 tuvo lugar un hecho histórico, se comenzó a gestar lo que más tarde fue conocida  como  II República Española.
La posibilidad de ser señalada como la sociedad más igualitaria, justa y avanzada se frustró pocos años más tarde, concretamente en 1936 mediante una ignominiosa asonada militar dirigida y acaudillada por un traidor que decidió volver las armas contra el pueblo que alimentaba a sus regimientos.
Acaudillados por el “Sedicioso” Francisco Franco, los campesinos de uniforme dispararon contra los campesinos en alpargatas.
Los hijos mataron a sus padres, los obreros fueron masacrados por sus hermanos vestidos de caqui, la rueda represiva se puso en marcha para llevarse por delante las esperanzas de un pueblo.
La fórmula empleada era conocida en estos lares. Unas cucharadas de desigualdad condimentadas con una buena dosis de analfabetismo religioso y todo ello sazonado con la correspondiente dosis de barbarie y asesinatos al compás del “cara al sol”. Eso sí, poniéndose la camisa nueva para festejar las atrocidades y acudir a misa los domingos.
De esa forma se hizo la oscuridad. No fue de golpe, no. Tardaron tres largos años en pulsar el interruptor, pero cuando lo hicieron un manto de tinieblas cubrió los campos, los pueblos y las ciudades de España.
En diciembre de 1978 unas pocas velas en forma de  Constitución vigilada trajeron una rendija de claridad entre tantas tiniebla.
Antes - en 1974 - en el país vecino había tenido lugar una autentica convulsión. También fue un mes de Abril, el día 25 la sociedad portuguesa encabezada por las fuerzas armadas dieron carpetazo a la dictadura fascista que padecían desde  1926.
Hoy en día si viajas a Lisboa puedes visitar el Museo de la Memoria en el que te cuentan las atrocidades cometidas durante ese largo periodo. Durante casi cinco décadas  (48 años) tuvieron que soportar al régimen de asesinos comandados por Salazar.
En España el genocida designó al Jefe de Estado.
En Portugal fue barrida cualquier referencia a la Dictadura militar y a su consecuencia: el Estado Novo. En Portugal fueron eliminados de raíz los vestigios de la época   ”salazarista” y perseguida la apología del fascismo. Los partidos políticos sin distinción de color apoyaron las medidas. 
Se siente una especie de nostalgia envidiosa cuando recorres las estancias de Aljube - Sede de la Policía represiva portuguesa - que te muestran las atrocidades cometidas por la policía política (PYDE) y piensas que en nuestro país, en lugar de un Museo de la Memoria siguen las cunetas llenas de asesinados.
En el edificio de correos, en la madrileña Puerta del Sol, se ubicaba el centro de tortura franquista. Como si no hubiera pasado nada hoy está la presidencia de la comunidad Autónoma de Madrid  en el mismo sitio donde “BillY el niño” torturaba a sus detenidos.
Los antiguos calabozos de la brigada Político Social han pasado a ser lugares neutros donde funcionarios de la Autonomía cumplen con su trabajo rodeados de muros salpicados de dolor.
Los portugueses han decidido subsanar su historia  para que se recuerden los negros episodios de una dictadura que bajo ningún concepto debería repetirse. Partidos de todas las ideologías entendieron que por encima de las diferencias de pensamiento está el respeto a las personas y a los derechos humanos. Tras el reconocimiento llegó la  reparación de los daños ocasionados.
Las fuerzas armadas se pusieron al lado de su pueblo y protagonizaron uno de los más bellos episodios revolucionarios. Hasta el nombre es bonito, en la actualidad los episodios de Abril de 1974 son conocidos como  “La revolución de los claveles”.
En los acontecimientos revolucionarios portugueses murieron cuatro personas por disparos de la PYDE. Bastantes menos que los provocados por los energúmenos nostálgicos del régimen en sus actuaciones de Atocha, Vitoria, Montejurra… la Transición fue menos modélica de lo que  nos quieren vender.
Las diferencias en el resultado son notables.
En España se ponen trabas a los derechos de reparación que tienen los represaliados por el régimen, al tiempo que soportamos la fundación Francisco Franco y su apología del golpismo fascista. Conservamos  el Valle de los Caídos como tumba homenaje al dictador, los herederos del franquismo siguen en puestos de gobierno y al designado por el dedo del dictador le pagamos la Jefatura del Estado.
En el vecino país han borrado de su vida cualquier resquicio de la dictadura, han reconocido a las víctimas, procesado a los torturadores y colaboradores - los detestables “bufos”  (delatores) - exiliado a los dirigentes y encarcelado a los asesinos.
Tanto Franco como Salazar murieron en la cama. Ahora bien,  mientras el sucesor de Salazar (Marcelo Caetano) tuvo que exiliarse y huir, el designado por Franco ha sido rey en activo y ahora le agasajamos con el rango de Emérito. En su preparado vástago ha depositado  la Jefatura del Estado que le regaló Franco.
Los portugueses hicieron una revolución, los españoles nos conformamos con un sucedáneo de democracia que empieza a derivar  en tiranía.  

domingo, 8 de abril de 2018

Tres en uno


Los acontecimientos se amontonan de tal manera que no queda otro remedio que hacer un tres en uno para intentar abarcar la rabiosa actualidad “opinativa” del país.
Por un lado nos encontramos el chanchu-master en diferido que no cursó Cristina Cifuentes según apuntan todos los indicios.
A través de su rector - la Universidad Rey Juan Carlos - ya ha dejado meridianamente claro que ni hay Trabajo Fin de Master, ni hubo lectura del mismo ante tribunal, ni hubo tribunal. El profesor que dirigió su master también ha cantado ante los medios de comunicación que falsificó el acta con el que la Presidenta amenazaba a los madrileños con no dimitir, “No me voy, me quedo, me voy a quedar…”. Nos queda saber su versión ante la fiscalía. 
Las firmas que figuran en el acta son falsas, ergo las notas también. Una funcionaria modificó las notas  sin el acta que lo autorizara ¿Influyó en la señora Calonge su amistad con Cristina?  
Con la denuncia interpuesta tendrán que comparecer ante los tribunales todos aquellos implicados en el escándalo. Por si las moscas, la señora Cifuentes ya se ha sacudido las posibles culpas penales y ha dejado el muerto encima de la mesa a la Universidad Rey Juan Carlos. Con su pan se lo coman por lameculos, complacientes y falsificadores.
Pero si los responsables del delito de falsedad documental están en la Universidad, la beneficiaria del presunto delito se encuentra presidiendo la Comunidad de Madrid. Ella sabe a ciencia cierta que ni estuvo en las aulas cursando el master, ni presentó el TFM, ni lo defendió ¿Qué más necesita Ciudadanos para empezar la regeneración?
Quizás esté fiando la suerte a encontrar un magistrado licenciado en la Rey Juan Carlos que sea comprensivo con su cuna formadora. No son raros los jueces y fiscales propensos a tratar con magnánima condescendencia los deslices de los políticos de PP. De hecho la cúpula de la familia jurídica es más proclive a defenestrar jueces que se ponen incómodos con sus autos antes que protegerlos para consagrar la independencia judicial.
Que en España la separación de poderes dista mucho de ser una realidad ha sido certificado por la justicia alemana, la belga, la suiza y la escocesa. La euroorden de detención dictada contra los miembros del Govern afectados ha sido puesta en solfa, al igual que la imputación del delito de rebelión  ha sido desoída.
Ni los lamentos y lloriqueos de bufón  cortesano - con micrófonos regalados por el dedo benefactor de la otrora omnipotente Esperanza Aguirre- ni los artículos de inflamada pasión patriótica de pueblerino cateto van a hacer de Federico Jiménez Losantos otra cosa que un junta letras condenado sucesivamente por difamación e insultos.
En esta ocasión ha dado un pasito mas con sus cortas piernas, la alegoría de los 200.000 rehenes alemanes en Baleares y los estallidos de cervecerías en Baviera, es muy ilustrativa ¿No tiene nada que decir la fiscalía?
Tampoco parece que determinadas soflamas vertidas en diarios digitales merezcan la atención de los tribunales. Según A. Digital el atentado sufrido en Münster  - aludiendo a la existencia del “Karma” como mano justiciera para recomponer injusticias - ha sido consecuencia de la mala conciencia que los alemanes tienen debido a la sentencia que niega la entrega de Puigdemón acusado de  un delito que para el juez alemán no existe: el delito de rebelión a la española.
¿No cumple esa publicación y la del “junta letras” con los requisitos para ser procesados por incitación al odio? ¿No es enaltecimiento del terrorismo?
No, ¿Estáis tontos o qué? Para la Judicatura española, terrorismo es que unos cuantos nativos de Euskadi tengan una trifulca de bar con unos tipos que visten tricornio en su trabajo y les produzcan alguna lesión y un par de moratones por minúsculos que sean.  Así les pueden tener en prisión provisional sin fianza durante 510 días de momento.
Para la Judicatura española, enaltecimiento del terrorismo son las representaciones de los titiriteros,  los rap de Pablo Hasel o las letras de Valtonyc, nada que ver con los patrióticos escritos de la prensa cavernaria.
Por esos insignificantes motivos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos acostumbra a condenar al Estado español a multas e indemnizaciones. Últimamente nos ha dicho que quemar fotos del “Preparao” del “ Campechano” o de sus “Consuertes” NO es delito.
Tampoco debería estar penado decir que el rey está borracho cuando lo está. Eso ya vendrá aunque tenga que ser vía Europa.
Hoy tenemos la trifulca monárquico-familiar en primera página de actualidad: una abuela de raíces nazis ofendida, un abuelo declarado irresponsable perpetuo intentando poner orden, una periodista republicana elevada a los altares monárquicos emulando a lady Di, una niña maleducada ofendiendo públicamente a su abuelita y un pasmarote descolocado sin saber qué hacer.
Esa es España y su Jefatura de Estado.

domingo, 1 de abril de 2018

Fervorosos Ministros


Los años anteriores fuimos deleitados con una visión retro: en un  inequívoco acto de sentir patriótico vimos el fervor con el que se puede portar  la mantilla. Eran los primeros actos de la entonces Presidenta de Castilla la Mancha. Hoy en rabiosa actualidad política, tras la pose en piadosa compostura  llega  “soy el novio de la muerte en versión ministerial hortera”.
Habíamos conseguido que la “santa” semana no nos afectara en demasía. Aunque a nuestro pesar el descanso laboral sigue coincidiendo con festividades religiosas, las ceremonias místicas estaban en un segundo plano.
Durante estas fechas ya no nos quejamos mucho porque, mal que bien, habíamos conseguido  un leve simulacro de sociedad que parecía independiente de los designios de la curia eclesiástica. Los cines y espectáculos habían dejado de estar vedados durante la “pasión”. En las cadenas de radio y Tv la música sacra parecía haber perdido la exclusividad.
Ahora bien, aquellos miembros del gabinete que le deben su cargo, puesto y rango a su fervor religioso deben hacer alarde de su misticismo en cuanto tienen la menor ocasión. De no hacerlo así la “Obra” se lo demandará en forma de abandono y perdida de protección.
Con estas premisas hemos visto a doña finiquito en diferido convertirse en “un novio de la muerte”. Otro intérprete del cuarteto musical ha sido el reprobado ministro de justicia. Rafa parece empeñado en hacer bueno a su inepto  antecesor. Según reputados profesionales del sector judicial y numerosos catedráticos de derecho, Alberto Ruiz Gallardón ha sido el peor ministro de justicia desde los tiempos de Chindasvinto.
 No podían faltar los “mariachis” de Interior y Cultura colocados en el ejecutivo por mor de su absoluta incapacidad y extrema devoción a los principios fundamentales del movimiento nacional – ideología política que abrazan con celo.
Naturalmente los aludidos alegarán que tienen perfecto derecho a vivir sus creencias de la manera que mejor crean y tienen razón. Nadie tiene derecho a cuestionar la vida interior de nadie, sin embargo ello no es óbice para que a los sufridos contribuyentes se les ocurra pensar que son dilapidados medios del Ministerio de Defensa para que cuatro ministros puedan hacer marciales gorgoritos, inflamando sus almas al compás del ritmo legionario.
Entre los tenores se encontraba la soprano titular de defensa.  Previamente a su coral miliciana la devota cofrade había cursado una orden que nos devuelve a los tiempos más oscuros del nacional catolicismo. Banderas a media asta en buques, bases y acuartelamientos en muestra de duelo por la conmemoración de un pasaje de la religión cristiana.
La orden ministerial acarrea una serie de irregularidades que únicamente son soportadas por la peculiar falta de sentido crítico que adorna a los habitantes de la piel de toro.
El vigente reglamento de honores militares marca claramente las ocasiones y circunstancias que motivan la colocación a media asta de la enseña nacional. Entre ellos no figura la muerte en la cruz de ningún personaje bíblico. Mal que les pese a los ministros del gobierno del PP pertenecientes o simpatizantes del OPUS.
En las fuerzas armadas españolas hace mucho tiempo que coexisten diferentes creencias e incluso la falta de creencias.
Ya resulta anacrónica la existencia de capellanes castrenses, al igual que resultan chocantes las capillas católicas en cuarteles, hospitales, buques, universidades, pero que desde el propio ministerio- que debería cumplir y hacer cumplir la Constitución -se dicten directivas que incumplen clamorosamente la aconfesionalidad del Estado, es una muestra más del  escaso respeto que profesan tanto a las leyes como a los ciudadanos.
El defensor del Pueblo coincide en declarar que la medida tiene un marcado carácter religioso por mucho que la Ministra de Defensa se empeñe en querer encontrar explicaciones a su iniciativa escudándose en las tan manidas tradiciones patrias.
La única tradición que defiende la Ministra “Mis Albacete” (así se refiere a ella Esperanza Aguirre) es la de la permanencia de los privilegios de clase.
Para  esos menesteres siempre encuentran a la curia católica alineada en primera fila, y así unos y otros (ministros, políticos y religiosos) en intima comunión  favorecen a los  devotos defensores de sus respectivos  momios. 

sábado, 24 de marzo de 2018

Las miserias cortesanas


La alcurnia dinástica de los  Austria-Habsburgo terminó como era de esperar después de múltiples “encamamientos” entre familiares muy allegados. El resultado de los bodorrios entre primos carnales causó tal deterioro genético que cuando se  dieron cuenta sus hijos eran monstruitos abyectos, torpes, enfermos y estériles.
La esterilidad dejó vacante la poltrona real española; para ocuparla hubo bronca familiar entre los parientes cercanos de otros reinos europeos. Había que decidir quién se “apropiaba” del pueblo de ahí abajo.
La ruleta de la fortuna señaló a un Borbón que casualmente pasaba por allí y que no tenía nada mejor que hacer. Para ocupar la silla utilizó una guerra civil y de paso eliminó algunos nobles opositores.
Los descendientes de Felipe V aprendieron la lección y cada vez que las cosas se ponían feas para los intereses de la familia organizaban un enfrentamiento entre españoles. Esa es su forma de recordar  la llegada al trono de España del primero de su linaje. 
El caso es que- guerra civil va, guerra civil viene- llegamos hasta nuestros días. Siempre marcados por el estigma de liarnos a mamporros entre nosotros en defensa de unos supuestos derechos dinásticos de unos señores de fuera.
En realidad los enfrentamientos denominados guerras civiles siempre han sido orquestados por grupos de presión de la nobleza de sangre y la financiera, ambas apoyadas por el  brazo militar armado.  La última confrontación muestra blanco sobre negro que para los amos de la finca los paletos españoles únicamente son útiles como carne de cañón. Como mano de obra servil y barata.
Creíamos que tras la “transacción” de 1978 habíamos entrado en la democracia alcanzando la categoría de ciudadanos y abandonado la condición de súbditos,  ¡Ilusos! ¡Qué poco han cambiado las cosas!
Nos dimos de bruces con la realidad, habíamos padecido una guerra, un genocidio, un exterminio por orden de un chacal y estábamos en el punto de partida. En la Jefatura del Estado volvía a sentarse un Borbón por obra, gracia y deseo de un genocida asesino.
Las hordas franquistas se resistieron a abandonar el poder y por lo que parece consiguieron permanecer en él. Disfrazados de demócratas de toda la vida siguieron ocupando los puestos de decisión que nunca han abandonado.
Durante un largo periodo acompañado de músicas militares nos fueron convenciendo de la necesidad de haber hecho la “modélica Transición” tal como se hizo. El mensaje consistía en predicar que era esa la fórmula idónea si no queríamos acabar en un conflicto provocado por los uniformados.
El aderezo del menú fue una adecuada ley de “punto final” disimulada como ley de amnistía política. Con ella se blindó a los genocidas, a los torturadores y a los colaboradores del genocidio protegiéndoles de la posible actuación de los tribunales para juzgar crímenes que no prescriben porque son  delitos de lesa humanidad.
Cuarenta años después nos hemos dado cuenta que todo se hizo siguiendo un cuidadoso plan trazado desde los oscuros poderes facticos que han gobernado este país. El lobby eclesiástico católico no ha perdido ninguna de las prebendas otorgadas por el dictador sino que las ha visto generosamente incrementadas a través de acuerdos de financiación y exenciones fiscales. La enseñanza reposa en sus cristianas manos y en ellas descansan los cimientos del mayor expolio inmobiliario cometido contra el Patrimonio Nacional. Todo ello con el beneplácito  de gobiernos elegidos en procesos aproximadamente democráticos.
Por otra parte las grandes familias del Régimen conservaron todas sus posesiones y privilegios sin que nunca se cuestionara como fueron adquiridos.
Políticamente todo quedó atado con férreo nudo a la muerte del dictador, una prueba concluyente de esta aseveración nos la proporcionó el PSOE votando en el Congreso de Diputados al lado de los herederos del franquismo y en contra de una proposición para la reforma de la ley de amnistía de 1977 ¿Por qué se niegan los socialistas a que sean investigados crímenes cometidos durante la dictadura? ¿Qué ocultan? ¿A quién protegen?
Las resoluciones de la ONU han instado en repetidas ocasiones al Estado español a eliminar la ley de 1977 porque es una ley que perdona  crímenes que no prescriben cometidos  durante los 36 años de franquismo.
Con estos antecedentes el Partido socialista ha dado muestras de su carencia de empatía con la izquierda española represaliada. Si piensan que con la iniciativa de la ley de la memoria histórica han cumplido con su deber de reparación hacia las victimas de Franco, sería conveniente que pasaran por la butaca del psiquiatra para que mediante algún tratamiento les devuelva algún poso de cordura y algún atisbo de dignidad.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Todas a la huelga


Por obra y gracia de un Decreto Ley del Partido Popular se regularizaron los capitales evadidos y se cerraron los ojos ante la procedencia del dinero. El Tribunal Constitucional ha dictado sentencia condenatoria contra esta amnistía fiscal encubierta.
Mediante una ley mordaza aprobada con la mayoría parlamentaria del Partido Popular se encorsetó a los discrepantes sometiéndoles con multas y cárcel por delitos de opinión. Con esta ley el derecho de discrepancia y la libertad de expresión se ven seriamente amenazados. Las imputaciones y condenas a  cárcel por delitos de ofensa u opinión comienzan a ser alarmantes.
A través de la utilización del bloqueo - argumentando incremento presupuestario - el PP ha conseguido salvar reformas legislativas aprobadas por mayoría parlamentaría. Ciudadanos siente un profundo dolor ante el incumplimiento de los acuerdos con  los que apoyó la investidura del Rajoy. Sin esos apoyos M punto Rajoy ya habría pasado a formar parte de la historia triste de esta nación de naciones. Este es un mérito a sumar en el haber de Albert Rivera que luego todo el mundo se hace el loco y le usurpan el dudoso honor de haber mantenido como Jefe de Gobierno al Presidente de una presunta organización delictiva. Así se califica al PP en el escrito de imputación por financiación ilegal.
Después de rescatar bancos y autopistas el gobierno del Partido Popular asfixia a los pensionistas exigiéndoles un esfuerzo más para rellenar las arcas de las entidades financieras vaciadas por los chorizos protegidos por el partido.
Tras dilapidar la hucha de las pensiones, insignes nombres del PP aconsejan ahorrar  el valor de una cajetilla de tabaco para asegurar la prestación futura.  Son consejos de Celia Villalobos, tan válidos como los que compartió cuando era Ministra de Sanidad y utilizaba huesos de cerdo en lugar de vaca, por si estaba loca. La vaca digo, que la gente es muy mal pensada. 
Claro que si lo de Celia es lo habitual entre siesta y siesta cuando no juega al “Candy Crash” tampoco han estado muy brillantes otros voceros del partido: Montoro descubre su afición por ofrecer zanahorias cuando las necesite en periodo electoral, Bañez sigue en una nube del paraíso laboral de Pin y Pon, y por si no tuviera bastantes incendiarios aparece el Gobernador del Banco de España para promocionar entre los pensionistas la inversión en activos financieros. Una de dos o es una imitación de las preferentes o… ¿Estará engrasando su puerta giratoria?
Este Presidente de Gobierno que nos atormenta es un individuo incapaz de respetar los dictámenes que emanan de la soberanía popular ¿Qué decisión ha tomado respecto a sus ministros reprobados? tal es el caso de Montoro, Jorge Fernández, Catalá,  Zoido, Dastis, lamentablemente ha hecho lo de siempre ¡Nada!
El fallecido Fiscal General del Estado Maza también fue reprobado en unión del Fiscal Jefe de Anticorrupción, el Secretario de Estado de Interior siguió los mismos pasos ¿Cuándo actuará el indolente Rajoy como Presidente del Gobierno?
Ha mostrado un simulacro de comprensión política escuchando a una senadora canaria detallando en sede parlamentaria las condiciones de trabajo de las camareras de piso (las Kellys). Conociendo al personaje no resulta sorprendente que desconozca completamente la situación de más de 100.000 trabajadoras de un sector tan sensible y tan importante para la economía nacional.
Veremos si es capaz de buscar soluciones para unas trabajadoras que han visto - gracias a su ley laboral - como eran decapitados sus derechos mediante argucias empresariales; externalizando los servicios y cambiando categorías a los puestos de trabajo. Así el sector es competitivo y altamente rentable para la patronal hotelera, como siempre a costa del sacrificio de la clase trabajadora.
El día 8 de marzo - Día Internacional de las Mujeres – se llevará a cabo una jornada de protesta con huelga incluida para reivindicar TODOS los derechos de las mujeres. Con presteza han salido a la palestra Cifuentes, Tejerina y Monserrat, tres ilustres  componentes del PP, las dos primeras propugnan hacer una huelga a la japonesa, la tercera  reniega del feminismo activo siendo la  ministra de igualdad.
Cifuentes y Tejerina proclaman su intención de trabajar más si cabe. Sí mujer sí, claro que cabe trabajar algo más, cualquier duda que os asalte para lograrlo podéis preguntar a la veterana Celia. La incombustible Villalobos va a ser capaz de aguantar  lo que haga falta con tal de ocupar un escaño donde dormitar plácidamente. A eso se llama espíritu de sacrificio por la “miserable” cifra de 6.069 euros mensuales que percibe. Esto sin sumar lo que le paga su Grupo Parlamentario por ser portavoz.
Por una vez y sin que sirva de precedente Mariano Rajoy ha salido a la palestra y ha desautorizado, o tal vez no,  a las mujeres de su partido que se decantaban por la huelga a la japonesa. La duda de si las corrige,  o no, estriba en que además de no nombrarlas tampoco las cesa. En realidad no ha cesado a ningún metepatas nombrado por él. Hasta Soria dimitió por iniciativa propia a pesar de figurar en los papeles de Panamá.
La huelga del día 8 además de necesaria es imprescindible, es justa reivindicación contra la explotación laboral de las mujeres. Esperemos que no haya muchos esquiroles machos cumpliendo y ocupando trabajos desarrollados por sus compañeras. Ninguno que no sea un servicio de cuidados y asistencia que se encuadren dentro de los servicios mínimos.
Para cumplir con sus deberes todos los hombres deberían solicitar permiso en sus puestos de trabajo y hacer notar que los asuntos de la vida afectan por igual a hombres y mujeres.